La Realidad, La Con-ciencia y Que Nos Depara El Futuro.

Algunas veces, cuando observo a las personas a mi alrededor, las veo hilvanar su vida con sus decisiones, pienso como serían las cosas, si fuera de las ideas de realidad aparente, disminuida por las cosas de las cuales nos hemos rodeado, nosotros como humanidad, nublando la realidad verdadera y haciendo aún más difícil optimizar el balance con la realidad que cada uno como individuo generamos.

Las personas viven la vida distraida, lejos de entender, se dedican simplemente a experimentar, cerrándose, cercándose, tomando para sí el hábito de cercenar tanto su experiencia de la realidad como la de otros.

En el consiente colectivo y el sentido común, no hay nada de común ni de colectivo. Las personas en su gran mayoría, descubren América y se ahogan en el mismo vaso con agua. En general, disculpen ustedes lectores tanta generalización, las banalidades nos atrapan, nos enredan, nos destruyen. Desde el cotilleo diario, hasta grandes mentiras que se entretejen alrededor de las personas, la sociedad como un todo se ha desligado de los parámetros de supervivencia, llevando al ser humano a un mar, donde a la deriva, tal como barquito de papel periódico, se humedece a hundirse en su corta vida, mientras los vientos, modas, corrientes y otros barquitos cambian su movimiento.

En palabras menos, palabras más, eso si libre de metáforas,  libres de la lucha por la supervivencia, los seres humanos, con la consolidación de la sociedad, nos hemos centrado en banalidad tras otra, sin objetivos comunes, drenando nuestra instintiva y muy fuerte ganas de competición sobre vivencia y lucha, con deportes, fiestas de fin de semana y ejercicios de re descubrir lo que ya ha sido descubierto.

Ocurre, la realidad no es permanente, mucho menos inmutable, con el venir y devenir de las cosas, tendremos que volver al orden natural de las cosas, no adaptar el medio a nosotros sino adaptarnos a él. No lo digo, en función de creerme un predicador de “la vida verde” y la conservación del medio ambiente buscando regresar a las épocas de las cavernas, lo señalo para recordar nuestro protagonismo en el futuro de la vida, no en el planeta, sino la vida como tal.

Una estrella, es como una gota de agua, claro, no es trasparente y tu tamaño es unos 8 o 9 órdenes de magnitud superior. Pero así como una gota, su “vida” es muy frágil. El equilibrio que existe dentro de una estrella, es imaginable, en una primera aproximación, como la superficie de un globo, pero el material plástico-plasmático que constituye a un a estrella dista mucho de ser parecido al hidrocarburo que compone al globo, o el hecho de las presiones producto de la fusión, son equivalentes a una mayor concentración de aire.

Ahora bien, el equilibrio que sostiene un globo, es una mayor densidad de aire dentro, por lo tanto en un volumen restringido por la goma poco permeable del globo, tendremos un equilibrio entre la presión interna, constreñido al tamaño del globo y a la presión del aire externa. El tamaño del globo sera proporcional al aire introducido, ya que habrá más presión, más energía. Igual que en el globo, cada capa de una estrella está sometida a fuerzas tanto internas como externas, las capas mas próximas al centro de la esfera astral, tienen el resto de la estrella encima de si, y la expansión del núcleo debido a la fusión debajo.

Disculpen tanta analogía, pero hablar de modelos de estructura estelar y de condiciones de equilibrio hidrostático, de como gravedad, presión de fluido y de radiación, se oponen para ofrecer estabilidad a una estrella, como las estrellas dentro de un modelo dónde no poseen altas velocidades de rotación si tienen simetría esférica y demás me parece no apto para mi blog actualmente. Si la curiosidad puede más que la imaginación, he colaborado en un artículo que podría gustarles. http://es.wikipedia.org/wiki/Estructura_estelar.

Cada día vemos como la humanidad como un todo diverge del acuerdo, se estanca en discusiones pasionales sin dar su brazo a torcer, por motivos tan variados como la vegetación en el amazonas. Se vienen a mi cabeza ideas, una noción infantil, en la que dentro del grupo humano todos halamos en direcciones diferentes, des-homogeneizando nuestro entorno, nuestros objetivos. Diluyendo la tradición del descubrir con la costumbre de apuntar en direcciones perpendiculares al verdadero avance, al real progreso.

En vez de mejorar la eficiencia de la producción, queremos aumentarla, en vez de perfeccionar queremos ampliar el rango de acción, disculpen si generalizo demasiado, pero siempre estoy abierto a discusión, pero no una discusión para perder el tiempo, una discusión para ampliar nuestras ideas.

En general, estamos atrapados en este planeta, una pequeña isla, tal y como lo plasmo Carl Sagan en su libro: “… We succeeded in taking that picture [from deep space], and, if you look at it, you see a dot. That’s here. That’s home. That’s us. On it, everyone you ever heard of, every human being who ever lived, lived out their lives. The aggregate of all our joys and sufferings, thousands of confident religions, ideologies and economic doctrines, every hunter and forager, every hero and coward, every creator and destroyer of civilizations, every king and peasant, every young couple in love, every hopeful child, every mother and father, every inventor and explorer, every teacher of morals, every corrupt politician, every superstar, every supreme leader, every saint and sinner in the history of our species, lived there on a mote of dust, suspended in a sunbeam.”

En español se traduce a algo así:

Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es casa. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que existió, vivió sus vidas. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La Tierra es un muy pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades visitadas por los habitantes de una esquina de ese pixel para los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina; lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio. Nuestras posturas, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, son desafiadas por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta vastedad, no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente, y de preservar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido.”

La imagen que lo originó:

Trata de ver en la parte superior de la imagen a un pequeño píxel azul blanquecino.

Ahora bien, cuando el sol pierda su estabilidad, cuando tengamos menos recursos que será de la humanidad?

Por ende debemos buscar la convergencia y unión, la busqueda de objetivos, no como personas, grupos, paises u organizaciones internacionales, sino como humanudad entera. No sólo para auto-preservarnos. Sino para preservar lo que llamamos vida, la diversidad y la lucha de la auto-organización en contra de la entropía, en nuestra escala, ya que las galaxias y sistemas solares se ven bastante estables desde nuestra escala de tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s