De la disponibilidad, las carencias y las necesidades.

Se nos enseñan reglas básicas de la economía del instinto, se nos dice socialmente, se transmite casi de modo endémico; la oferta y la demanda gobiernan el deseo también.

Las relaciones interpersonales de tu vida, no seran las mismas si entiendes lo que aquí escribiré.

Podría incluso entenderse este escrito, como una justificación a la justificación de relaciones vacías, pero en realidad lo que se propone, es el completo opuesto.

El equilibrio social, debe iniciar bajo la premisa de igualdad entre pares, pero para definir pares, se debe aclarar, que no todos somos pares, a menos de que se posea el mismo nivel de instrucción, similar nivel socio económico y un nivel intelectual equivalente.

Suena bastante clasista y clasificatorio, pero así como existe la especialización en la flora y la fauna, asimismo existe especialización dentro de la especie humana. No todos pueden hacer las mismas cosas con igual nivel de eficiencia.

En las relaciones con otras personas, es crucial recordar la utilidad o beneficio mutuo que tal relación pueda proveer. No tiene caso desperdiciar tu tiempo o el de los demás.

La comunicación de las ventajas a ser conseguidas puede iniciarse con la relación misma, pero la cautela en la toma de decisiones debe tomarse muy en serio. No es trabajo sencillo focalizar objetivos y encarar dificultades con un propósito.

En caso del engaño y convencer a otros de alguna verdad ilusoria, el primero en ser engañado es uno mismo, tal vez lo más difícil, será luego dejar de creer en esa ficción.

Fácilmente, cualquier necesidad personal social, puede satisfacerse con poco, pero estamos programados dentro de nuestros genes a darle preponderancia a ciertas estructuras de apego, constancia y fidelidad. Por supuesto a pesar de al parecer estar en nuestros genes sociales, no se observan en gran medida ni parecen estar presente en nuestros genes biológicos.

De hecho, en un grupo de elecciones posibles, las más solicitadas es muy posible sean las menos disponibles. Por ende, con el uso de las habilidades comunicativas, tanto de información como de desinformación, es vital preservar prioridades en función de objetivos.

Las carencias y las necesidades no son las mismas cosas, puedes que querer postre, pero muy seguramente no lo necesitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s