El Orden Subyacente.

Comenzaré estas palabras quizá más a título personal de lo usual. Pero me siento como diferente, como no de la corriente popular, incluso me he autodenominado “Hipster” para ciertos grupos de personas. La realidad es que me gusta ver las cosas desde un punto de vista imparcial, sin compromisos, sin censura, sin tragedia, sin comedia, ver las cosas, puras simples. No ver de mirar con los ojos, ver de racionalizar la percepción.

Locuaz, podría decirse, pero no es más que un fútil ejercicio literario podría decir. La verdad es que considero las religiones y ciencias como aproximación a un conocimiento final, a una composición inalterable pero inalcanzable tanto perceptivamente, como en el plano conceptual. Las palabras y el modo en que las hilvane, serán nuestras compañeras en este viaje. Digo nuestras a modo de incluirlo a usted lector, o tal deba decir “a ti lector”.

Definir lo inalcanzable es como discernir lo impensable o colocar una fuerza incontenible contra un objeto inamovible. Un oxímoron, un instante eterno.

Fuera de las dificultades lingüisticas, está la mental. Pero eso si no es mi problema.

Al momento de estudiar las series temporales, así como la música, la bolsa de valores… un físico o matemático que se precie de estar interesado en el caos y los sistemas complejos, nota parámetros digamos universales dentro de estas series temporales. Es como si todo lo que ocurre de una manera u otra depende de unos sencillos valores para ser del modo en que es.

Un ciudadano de a pie, se da cuenta en su día a día, que las cosas son de un modo partícular, son de una forma muy especifica, el dirá que tienen un orden, una estructura, un elemento que organiza, rige y constriñe la realidad a comportarse de una forma específica.

No te ha ocurrido lector, que sientes hay un por que de las cosas, pero no te es posible ni verlo ni entenderlo. Muchas veces las ocaciones donde te aproximas a entenderlo es cuando ya todo ha ocurrido y unes esos recuerdos vividos en una secuencia de eventos donde si tienen sentido.

El orden, del que os hablo, no es un orden cualquiera, es el orden de todas las cosas. Es el orden que mediante parámetros, que algunos calculan u otros perciben, le dan forma, función y todo su contexto al universo como un todo.

Tranquilo, no uso estupefacientes. Les hablo de un orden que rige materia, fuerzas, eventos, recuerdos y sentimientos. Les hablo del Orden Subyacente.

En palabras más rigurosas, pero sin las matemáticas, por tratarse de un blog literario, el Orden Subyacente, es el conjunto de elementos, reglas y parámetros, que rigen la realidad, como es, como funciona, por que lo hace y el modo en que se percibe y se recuerda.

Suena mecanicista, pero no es conservador de ninguna manera.

Algunos le llaman por el nombre de alguna deidad, pero “la plomería” del universo, ese Orden inasible por las palabras es lo que llaman dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s