Mañana Fría (Las Cuestiones y la Comunicación)

Una mañana de lectura, pasiva y fría en una primera apariencia.

¿Qué no es aparente ante el ojo acucioso del observante?

Más allá de los ilusorios confines de la percepción, yace el análisis de lo percibido, por más simple, como un logro de tamaño imposible.

Siendo más bien posible la relevancia mínima de lo observado.

¿Nos proyectamos al escribir? Quizá…

Simples escritos de mentes complejas, complejos escritos de mentes simples.

¿A qué podemos atribuir el origen de la inspiración?

¿La oralidad de lo escrito obedece a la escritura de lo verbal?

A mi modo de ver, podríamos jerarquizar la comunicación fundamentandose en las principalmente con las cuestiones, las preguntas, lo desconocido que se descubre. En el desvelo.

Pero luego como fundamento del cuestionamiento vendría la simbolización mental, la transformación de lo percibido en concepto. Concepto que luego puede ser asociado de forma verbal en una conjugación correlativa al ente percibido.

Naturalmente los inicios de la comunicación verbal de seguro llevaron de la mano una simplicidad primitiva. Y digo simplicidad de un modo poco riguroso por que claramente asociar ruidos en secuencias con símbolos no es un procedimiento sencillo, sino más bien complejo.

Por ende, la racionalización precede la verbalización de la percepción salvo por supuesto la abrumadora cantidad de personas que verbalizan sin medida racional, pero eso es otra historia. Así como también es otra conversación, el hecho si la realidad se ve descrita por el lenguaje, o el lenguaje es consecuencia de la realidad lo cual es mucho más probable.

La forma en la que se presenta la oralidad, varia en la medida que se transmite información y la complejidad del motivo de la transmisión. Pero usualmente se acompaña de gestos evidentes como posturas y no tan evidentes como miradas.

Para retomar la idea (si es que alguna vez se tuvo), el cuestionamiento la duda, podría postularse como el origen de la conceptualización, asimismo esa abstracción origina el lenguaje simbólico expresado en vocalización y acompañado de comunicación gesticular. Semejante nivel de abstracción claramente debe ser decodificado por el interlocutor, semejante reconstrucción de lo intrincado resulta inverso pero equivalente al proceso de creación de la comunicación en lo que podríamos denominar como mensaje.

La transmisión del mensaje conlleva muchísima información que el ente emisor intenta transmitir, usualmente utilizando conceptos, símbolos, ruidos y gestos a su alcance. Los cuales en muchísimos casos no son compartidos por su ente receptor. Esta falta de uniformidad y carencia de conceptos, verbalizaciones y gestos, conlleva a la consecuencia predecible no solo de la perdida de información sino a la tergiversación de la misma.

La educación tiene por finalidad uniformar los conceptos y verbalizaciones asociadas para evitar la tergiversación en la transmisión de los mensajes, las ideas asociadas son transmitidas en procesos formativos secuenciales, piramidizando el conocimiento en símbolos, nociones e ideas que se consideran fundamentales. Aquellos que no comparten dichas representaciones suelen tergiversar los mensajes recibidos y/o enviar mensajes confusos con sentidos que al ser recibidos poseen traducción dudosa dentro de los parámetros aceptados.

La propagación de otras ideas se encuentra intervenida por factores diversos y medianamente fuera de control, desde el punto de vista del emisor del mensaje.

La influencia de la falta de correlación entre los catálogos de simbologías, representaciones, imágenes, ideas y conceptos de los interlocutores de un conjunto de mensajes. Podrían conducir  a la desinformación, la destrucción de conocimiento e incluso a la interrupción del flujo de mensajes. Para evitar eso, la creación de un sistema en común de significados, formas y códigos que simplifiquen la tarea de la comunicación se hace de relevancia, en función claro está de preservar la comunicación verbal y su calidad como transmisora de ideas y conceptualizaciones.

Permite concluir que para hacerse entender hay que hablar al nivel de abstracción y con catálogos conceptuales compatibles a los del interlocutor.

Aunque hay un proceso bien particular producto de la transmisión incompleta de información, o de la transmisión de conceptos inexistentes en los indices del receptor del mensaje, La inspiración. Esta nace cuando la comunicación simbolica invoca en el receptor efluvios de conceptos algunas veces relacionados otras bastante dispersos, evocando nuevas bifurcaciones tanto en la conversación como en las clasificaciones simbólicas disponibles para el objeto de la inspiración.

Esto nos lleva al comienzo, ¿Qué es una buena conceptualización?

¿La idea está en un estado de desconexión con la realidad y la percepción?

¿Será el lenguaje condición humana? (El verbal probablemente si, pero el símbolico y la transmisión de ideas por otros medios tal vez no)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s