Mañana Fría (Las Cuestiones y la Comunicación)

Una mañana de lectura, pasiva y fría en una primera apariencia.

¿Qué no es aparente ante el ojo acucioso del observante?

Más allá de los ilusorios confines de la percepción, yace el análisis de lo percibido, por más simple, como un logro de tamaño imposible.

Siendo más bien posible la relevancia mínima de lo observado.

¿Nos proyectamos al escribir? Quizá…

Simples escritos de mentes complejas, complejos escritos de mentes simples.

¿A qué podemos atribuir el origen de la inspiración?

¿La oralidad de lo escrito obedece a la escritura de lo verbal?

A mi modo de ver, podríamos jerarquizar la comunicación fundamentandose en las principalmente con las cuestiones, las preguntas, lo desconocido que se descubre. En el desvelo.

Pero luego como fundamento del cuestionamiento vendría la simbolización mental, la transformación de lo percibido en concepto. Concepto que luego puede ser asociado de forma verbal en una conjugación correlativa al ente percibido.

Naturalmente los inicios de la comunicación verbal de seguro llevaron de la mano una simplicidad primitiva. Y digo simplicidad de un modo poco riguroso por que claramente asociar ruidos en secuencias con símbolos no es un procedimiento sencillo, sino más bien complejo.

Por ende, la racionalización precede la verbalización de la percepción salvo por supuesto la abrumadora cantidad de personas que verbalizan sin medida racional, pero eso es otra historia. Así como también es otra conversación, el hecho si la realidad se ve descrita por el lenguaje, o el lenguaje es consecuencia de la realidad lo cual es mucho más probable.

La forma en la que se presenta la oralidad, varia en la medida que se transmite información y la complejidad del motivo de la transmisión. Pero usualmente se acompaña de gestos evidentes como posturas y no tan evidentes como miradas.

Para retomar la idea (si es que alguna vez se tuvo), el cuestionamiento la duda, podría postularse como el origen de la conceptualización, asimismo esa abstracción origina el lenguaje simbólico expresado en vocalización y acompañado de comunicación gesticular. Semejante nivel de abstracción claramente debe ser decodificado por el interlocutor, semejante reconstrucción de lo intrincado resulta inverso pero equivalente al proceso de creación de la comunicación en lo que podríamos denominar como mensaje.

La transmisión del mensaje conlleva muchísima información que el ente emisor intenta transmitir, usualmente utilizando conceptos, símbolos, ruidos y gestos a su alcance. Los cuales en muchísimos casos no son compartidos por su ente receptor. Esta falta de uniformidad y carencia de conceptos, verbalizaciones y gestos, conlleva a la consecuencia predecible no solo de la perdida de información sino a la tergiversación de la misma.

La educación tiene por finalidad uniformar los conceptos y verbalizaciones asociadas para evitar la tergiversación en la transmisión de los mensajes, las ideas asociadas son transmitidas en procesos formativos secuenciales, piramidizando el conocimiento en símbolos, nociones e ideas que se consideran fundamentales. Aquellos que no comparten dichas representaciones suelen tergiversar los mensajes recibidos y/o enviar mensajes confusos con sentidos que al ser recibidos poseen traducción dudosa dentro de los parámetros aceptados.

La propagación de otras ideas se encuentra intervenida por factores diversos y medianamente fuera de control, desde el punto de vista del emisor del mensaje.

La influencia de la falta de correlación entre los catálogos de simbologías, representaciones, imágenes, ideas y conceptos de los interlocutores de un conjunto de mensajes. Podrían conducir  a la desinformación, la destrucción de conocimiento e incluso a la interrupción del flujo de mensajes. Para evitar eso, la creación de un sistema en común de significados, formas y códigos que simplifiquen la tarea de la comunicación se hace de relevancia, en función claro está de preservar la comunicación verbal y su calidad como transmisora de ideas y conceptualizaciones.

Permite concluir que para hacerse entender hay que hablar al nivel de abstracción y con catálogos conceptuales compatibles a los del interlocutor.

Aunque hay un proceso bien particular producto de la transmisión incompleta de información, o de la transmisión de conceptos inexistentes en los indices del receptor del mensaje, La inspiración. Esta nace cuando la comunicación simbolica invoca en el receptor efluvios de conceptos algunas veces relacionados otras bastante dispersos, evocando nuevas bifurcaciones tanto en la conversación como en las clasificaciones simbólicas disponibles para el objeto de la inspiración.

Esto nos lleva al comienzo, ¿Qué es una buena conceptualización?

¿La idea está en un estado de desconexión con la realidad y la percepción?

¿Será el lenguaje condición humana? (El verbal probablemente si, pero el símbolico y la transmisión de ideas por otros medios tal vez no)

Honor, Virtud.

Desde el comienzo de la historia, se nos ha enseñado que la vida ha sido dirigida, formada, creada a gusto pues, por los designios de grandes hombres y mujeres.

Pero es un temor muy mío, el hecho de que siempre las cosas hayan estado tan mal como están ahora. Me refiero al estado y a los problemas de la sociedad en general. En palabras del propio Freud, “… la cultura encuentra su mayor obstáculo en la necesidad del hombre de agredirse mutuamente…”.

Agresiones que no necesariamente serán físicas sino también ideológicas.

En particular quise escribir esto porque tengo la necesidad expresar de que a mi modo de ver (y espero estar equivocado) la sociedad desde sus inicios siempre ha sido disfuncional.

Alguna vez en este mismo blog comenté de los mecanismos de control y como los grandes ideales plasmados por los hombres ejemplares del pasado son los que dieron camino al mundo actual.

Y suena muy particular accidente el hecho que los ideales, el honor y el sacrificio por el bien mayor ser aplicado sólo a los grandes hombres.

Pero tengo una incerteza, una corazonada, que me hace creer que la falta del honor en la actualidad es la misma falta de honor en el pasado.

Mi querida Pilar, amiga ya en la distancia. Me hizo recordar ese hecho, el hecho fundamental de que los escritos son lo que el escritor quiso transmitir, no son una copia fidedigna plasmada en letras de lo que sucedió.

Como todo hecho humano, debemos cuestionar lo escrito. Digo que es nuestro porque en realidad es la reafirmación de un derecho a saber la verdad: innato, incuestionable.

Quizás el honor es un mecanismo de control, para hacer que los hombres justos hagan los grandes sacrificios.

Lo que me ocupa es que no sé si ahora o siempre ha sido escaso.

Pero todo esto es un desvío de un tema muy palpable, La falta de palabra. La falta de continuidad y uniformidad en las ideas que se transmiten durante la vida.

Algo que se siente moderno, pero siempre estuvo presente; según he leído claro.

“Los jóvenes de hoy aman el lujo, tienen manías y desprecian la autoridad. Responden a sus padres, cruzan las piernas y tiranizan a sus maestros.” — Sócrates.

Queremos ver el pasado como un ejemplo, pero el pasado nos hace ver como la continuidad de un mundo lleno de vicios.

Recomiendo:

Cualquier código de honor.
Algún diario de hidalguía.
http://xkcd.com/1227/

De [La Expresión] la música y las tradiciones orales.

En la incesante y a veces letárgica lucha contra el sueño o la falta del mismo, uno piensa mucho y hace poco. Esto principalmente por lograr evadir o penetrar el sueño y sus misterios. En la memoria, antes del sueño está nuestra vida pasada y mientras la vemos repasar por nuestra mente en el aguarde a por el sueño, nuestra vida futura está allí, imaginada ahí mismo.

Recordamos y planeamos eventos efímeros o muy trascendentales, épicos o simplemente vergonzosos, pero en ese delirio del reposo simplemente pasamos directo al día siguiente u otras veces nos hundimos en nuestra mente, para soñar.

De ese ir y venir les puedo contar como algunas veces, cuando no hay mucho por hacer, uso el ritmo. Cuando presiono un timbre, cuando escribo en el teclado de un móvil o cuando escribo en cualquier otro teclado. Ese palpito que se nos sale cuando tenemos en frente a un tambor, ese tick nervioso cuando esperamos algo o se nos dice algo incómodo que hacemos con nuestros pies. Ese tarareo pegajoso que te recuerda una canción, pero que extrañamente rima con lo que sea.

Ese ritmo visceral, es el ritmo que puedes sentir, me atrevo a decir que el origen de la comunicación, fué la melodía. Antes que la palabra, de la expresión gráfica, de la prosa. Antes de todo eso, existió el verso rimado, la música repetitiva, el ritmo “pegajoso”.

Todo con ritmo se recuerda mejor, se escucha mejor, se siente mejor. Imaginemos por un momento, un número de telefono, es más fácil de recordar si le introducimos mentalmente una rima al asunto. Nuestros nombres, completos, con apellidos los recordamos y aprendemos con una cadencia particular.

Por ejemplo, mis contraseñas favoritas, las introduzco en los teclados con un ritmo que sólo un pianista tocando su pieza favorita podría disfrutar más.

Creo que ya dí a entender que la música posible sentirla y vivirla, que ella originó nuestra más precaria y primitiva comunicación. Siendo ahora una de nuestras más delicada y refinada arte. Digo que la música fué nuestra primitiva comunicación, fundamentado en ese principio básico de nuestra memoria, que con ritmos aprendemos mejor, que con secuencias temporales de diferentes sonidos, podemos memorizar gran cantidad de información.

Como una rima sencilla, un verso terso, una música agradable se nos queda incrustada en la memoria, es uno de los misterios más vigentes de la Neurociencia actual.

Idiomas de orígenes remotos tal y como el chino, el griego y el árabe[persa], son idiomas melodiosos y rítmicos in extremis, simplemente son musicales.

Algo que me reconforta profundamente, es la poesía. Cualquier poesía que crea considerarse buena, es intrínsecamente ritmica; me atrevo a decir que la buena poesía hasta tarareada es hermosa.

Ya que mencioné el griego, recuerdo que planeaba conversar de la tradición oral. De como las grandes historias como las atribuidas a Homero, nos lo brindan como el poeta épico definitivo. En mi opinión personal, salvo algunos Romanos excelentes, solo Shakespeare logró llevar la humanidad a un plano tan imperfecto con tanta perfección como lo es el Drama y la Comedia[Comedia verdadera, no el moderno humor que denominan chistoso].

Cuando la música busca su origen, lo consigue en la palabra. Y la palabra al buscar a su madre, la halla en la música. Justo en medio de ese nacimiento esta el poder de la palabra, pero algo les aseguro amigo lector, que no podría decirlo mejor que José Manuel Briceño Guerrero en estos vídeos.

Excelente.

Finalmente, lo bonito de la lengua y lo músical de ella es la poesía fonética.

De la Guerra y las libertades…

Comenzaré citando un escrito apasionante por James Madison, el fué el 4to presidente de los Estados Unidos, nos habla como un sabio consejero, habla de vivencias personales. Señala el caso, donde la cabeza del gobierno ejecutivo se le otrorga el poder de declarar la guerra, puede fácilmente caer en los vicios bélicos y ampararse en poderes especiales para no necesariamente a propósito,  darle mieles a las hormigas de la corrupción, la mala administración y mi frase favorita darle cabida a “El aumento de los deberes del pueblo a el estado(impuestos), cercenando la libertad” y yo opino que no sólo debido a la guerra.


The Most Dreaded Enemy of Liberty

By James Madison 

Of all the enemies to public liberty war is, perhaps, the most to be dreaded, because it comprises and develops the germ of every other. War is the parent of armies; from these proceed debts and taxes; and armies, and debts, and taxes are the known instruments for bringing the many under the domination of the few. In war, too, the discretionary power of the Executive is extended; its influence in dealing out offices, honors, and emoluments is multiplied; and all the means of seducing the minds, are added to those of subduing the force, of the people. . . . [There is also an] inequality of fortunes, and the opportunities of fraud, growing out of a state of war, and . . . degeneracy of manners and of morals. . . . No nation could preserve its freedom in the midst of continual warfare. . . . 

[It should be well understood] that the powers proposed to be surrendered [by the Third Congress] to the Executive were those which the Constitution has most jealously appropriated to the Legislature. . . . 

The Constitution expressly and exclusively vests in the Legislature the power of declaring a state of war . . . the power of raising armies . . . the power of creating offices. . . . 

A delegation of such powers [to the President] would have struck, not only at the fabric of our Constitution, but at the foundation of all well organized and well checked governments. 

The separation of the power of declaring war from that of conducting it, is wisely contrived to exclude the danger of its being declared for the sake of its being conducted. 

The separation of the power of raising armies from the power of commanding them, is intended to prevent the raising of armies for the sake of commanding them.

The separation of the power of creating offices from that of filling them, is an essential guard against the temptation to create offices for the sake of gratifying favourites or multiplying dependents. 

James Madison was the fourth president of the United States. This is from Letters and Other Writings of James Madison.

La Realidad, La Con-ciencia y Que Nos Depara El Futuro.

Algunas veces, cuando observo a las personas a mi alrededor, las veo hilvanar su vida con sus decisiones, pienso como serían las cosas, si fuera de las ideas de realidad aparente, disminuida por las cosas de las cuales nos hemos rodeado, nosotros como humanidad, nublando la realidad verdadera y haciendo aún más difícil optimizar el balance con la realidad que cada uno como individuo generamos.

Las personas viven la vida distraida, lejos de entender, se dedican simplemente a experimentar, cerrándose, cercándose, tomando para sí el hábito de cercenar tanto su experiencia de la realidad como la de otros.

En el consiente colectivo y el sentido común, no hay nada de común ni de colectivo. Las personas en su gran mayoría, descubren América y se ahogan en el mismo vaso con agua. En general, disculpen ustedes lectores tanta generalización, las banalidades nos atrapan, nos enredan, nos destruyen. Desde el cotilleo diario, hasta grandes mentiras que se entretejen alrededor de las personas, la sociedad como un todo se ha desligado de los parámetros de supervivencia, llevando al ser humano a un mar, donde a la deriva, tal como barquito de papel periódico, se humedece a hundirse en su corta vida, mientras los vientos, modas, corrientes y otros barquitos cambian su movimiento.

En palabras menos, palabras más, eso si libre de metáforas,  libres de la lucha por la supervivencia, los seres humanos, con la consolidación de la sociedad, nos hemos centrado en banalidad tras otra, sin objetivos comunes, drenando nuestra instintiva y muy fuerte ganas de competición sobre vivencia y lucha, con deportes, fiestas de fin de semana y ejercicios de re descubrir lo que ya ha sido descubierto.

Ocurre, la realidad no es permanente, mucho menos inmutable, con el venir y devenir de las cosas, tendremos que volver al orden natural de las cosas, no adaptar el medio a nosotros sino adaptarnos a él. No lo digo, en función de creerme un predicador de “la vida verde” y la conservación del medio ambiente buscando regresar a las épocas de las cavernas, lo señalo para recordar nuestro protagonismo en el futuro de la vida, no en el planeta, sino la vida como tal.

Una estrella, es como una gota de agua, claro, no es trasparente y tu tamaño es unos 8 o 9 órdenes de magnitud superior. Pero así como una gota, su “vida” es muy frágil. El equilibrio que existe dentro de una estrella, es imaginable, en una primera aproximación, como la superficie de un globo, pero el material plástico-plasmático que constituye a un a estrella dista mucho de ser parecido al hidrocarburo que compone al globo, o el hecho de las presiones producto de la fusión, son equivalentes a una mayor concentración de aire.

Ahora bien, el equilibrio que sostiene un globo, es una mayor densidad de aire dentro, por lo tanto en un volumen restringido por la goma poco permeable del globo, tendremos un equilibrio entre la presión interna, constreñido al tamaño del globo y a la presión del aire externa. El tamaño del globo sera proporcional al aire introducido, ya que habrá más presión, más energía. Igual que en el globo, cada capa de una estrella está sometida a fuerzas tanto internas como externas, las capas mas próximas al centro de la esfera astral, tienen el resto de la estrella encima de si, y la expansión del núcleo debido a la fusión debajo.

Disculpen tanta analogía, pero hablar de modelos de estructura estelar y de condiciones de equilibrio hidrostático, de como gravedad, presión de fluido y de radiación, se oponen para ofrecer estabilidad a una estrella, como las estrellas dentro de un modelo dónde no poseen altas velocidades de rotación si tienen simetría esférica y demás me parece no apto para mi blog actualmente. Si la curiosidad puede más que la imaginación, he colaborado en un artículo que podría gustarles. http://es.wikipedia.org/wiki/Estructura_estelar.

Cada día vemos como la humanidad como un todo diverge del acuerdo, se estanca en discusiones pasionales sin dar su brazo a torcer, por motivos tan variados como la vegetación en el amazonas. Se vienen a mi cabeza ideas, una noción infantil, en la que dentro del grupo humano todos halamos en direcciones diferentes, des-homogeneizando nuestro entorno, nuestros objetivos. Diluyendo la tradición del descubrir con la costumbre de apuntar en direcciones perpendiculares al verdadero avance, al real progreso.

En vez de mejorar la eficiencia de la producción, queremos aumentarla, en vez de perfeccionar queremos ampliar el rango de acción, disculpen si generalizo demasiado, pero siempre estoy abierto a discusión, pero no una discusión para perder el tiempo, una discusión para ampliar nuestras ideas.

En general, estamos atrapados en este planeta, una pequeña isla, tal y como lo plasmo Carl Sagan en su libro: “… We succeeded in taking that picture [from deep space], and, if you look at it, you see a dot. That’s here. That’s home. That’s us. On it, everyone you ever heard of, every human being who ever lived, lived out their lives. The aggregate of all our joys and sufferings, thousands of confident religions, ideologies and economic doctrines, every hunter and forager, every hero and coward, every creator and destroyer of civilizations, every king and peasant, every young couple in love, every hopeful child, every mother and father, every inventor and explorer, every teacher of morals, every corrupt politician, every superstar, every supreme leader, every saint and sinner in the history of our species, lived there on a mote of dust, suspended in a sunbeam.”

En español se traduce a algo así:

Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es casa. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que amas, todo aquel que conoces, todo aquel del que has oído hablar, cada ser humano que existió, vivió sus vidas. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilización, cada rey y cada campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol.

La Tierra es un muy pequeño escenario en una vasta arena cósmica. Piensa en los ríos de sangre vertida por todos esos generales y emperadores, para que, en gloria y triunfo, pudieran convertirse en amos momentáneos de una fracción de un punto. Piensa en las interminables crueldades visitadas por los habitantes de una esquina de ese pixel para los apenas distinguibles habitantes de alguna otra esquina; lo frecuente de sus incomprensiones, lo ávidos de matarse unos a otros, lo ferviente de su odio. Nuestras posturas, nuestra imaginada auto-importancia, la ilusión de que tenemos una posición privilegiada en el Universo, son desafiadas por este punto de luz pálida.

Nuestro planeta es una mota solitaria de luz en la gran envolvente oscuridad cósmica. En nuestra oscuridad, en toda esta vastedad, no hay ni un indicio de que la ayuda llegará desde algún otro lugar para salvarnos de nosotros mismos.

La Tierra es el único mundo conocido hasta ahora que alberga vida. No hay ningún otro lugar, al menos en el futuro próximo, al cual nuestra especie pudiera migrar. Visitar, sí. Colonizar, aún no. Nos guste o no, en este momento la Tierra es donde tenemos que quedarnos. Se ha dicho que la astronomía es una experiencia de humildad y construcción de carácter. Quizá no hay mejor demostración de la tontería de los prejuicios humanos que esta imagen distante de nuestro minúsculo mundo. Para mí, subraya nuestra responsabilidad de tratarnos los unos a los otros más amablemente, y de preservar el pálido punto azul, el único hogar que jamás hemos conocido.”

La imagen que lo originó:

Trata de ver en la parte superior de la imagen a un pequeño píxel azul blanquecino.

Ahora bien, cuando el sol pierda su estabilidad, cuando tengamos menos recursos que será de la humanidad?

Por ende debemos buscar la convergencia y unión, la busqueda de objetivos, no como personas, grupos, paises u organizaciones internacionales, sino como humanudad entera. No sólo para auto-preservarnos. Sino para preservar lo que llamamos vida, la diversidad y la lucha de la auto-organización en contra de la entropía, en nuestra escala, ya que las galaxias y sistemas solares se ven bastante estables desde nuestra escala de tiempo.

Las Fechas y El Año Nuevo.

Desde siempre, como seres consientes, intentamos cuantificar el mundo, lo digo a modo de analogía de mi infancia, con la infancia de la humanidad. Siempre curioso, el Homo Sapiens o el hombre que sabe, revisa su entorno, le gusta inventariar que tiene y que no tiene, pero el desarrollo de su lenguaje fue lento, tanto simbólico como oral, las formas de contar derivaron desde lo óntico real y tangible como un río hasta las barreras de lo imaginable y etéreo.

En los primeros tiempos, tal y como ahora, muchas mentes pobres, sólo pensando en sus necesidades básicas y en la sobre vivencia, pocas mentes ricas, iluminadas por la despreocupación y la búsqueda de nuevas formas, de nuevas creaciones, de métodos de asegurar su existencia y la de su progenie de una manera óptima, es decir, con un mínimo de lo que ahora llamaríamos inversión.

Las personas, con dedos de frente, más de tres preferiblemente, saben que el mundo ofrece dentro de su experiencia, diversas periodicidades características, las más simples, cotidianas en su naturaleza: el día y la noche, temporal y escampe entre algunas otras. Algunas menos cotidianas o sencillamente con períodos más prolongados: las temporadas secas y temporadas de lluvia.

Para resumir, los más “inteligentes” aprendieron a contar, a ver las características de la realidad que se repetían, los fenómenos recurrentes, fueron iniciando formas o mecanismos de control, para enlazar fenómenos con predicción.

Con la invención de la escritura, el arte y demás representaciones culturales del pensamiento, la creación de reglas se pudo perpetuar más allá de la vía oral, las personas con mayor visión educaron a la generación de relevo creando así una casta o club pan-generacional, dónde generación tras generación, los poderosos hereredaron a poderosos, conocimiento, control y el aprovechamiento de la historia a su favor.

Fácilmente se nos viene a la cabeza mil historias, desde una tribu nómada hasta los Mayas, pasando por los egipcios, cuyos líderes predecían el crecimiento del Nilo al enviar un mensajero a romper las presas que habían creado kilómetros corriente arriba.

Como otras observaciones serias, desde la “predicción” de los antiguos celtas del inicio de primavera, hasta la de los sumerios y asirios de la subida del mar. Las primeras por lo períodico de las estaciones y del tiempo clímatico, las segundas debido al ciclo lunar; ambos observables y cuantificables por los “iluminados” del grupo.

Finalmente les digo, que estos ciclos deben estar acordes con los fenómenos que se observan para su creación, de lo contrario, ocurren “fenómenos” climáticos a “destiempo”, fenómenos fuera de horario que a “iluminados” y “plebeyos” ponen nerviosos. Nervios, obedecen simplemente a la falta de marcos de referencia, a elementos fe-hacientes, que indiquen las cosas se encuentran bajo control.

De estos hechos radica el éxito de las ciencias, el poder de predicción, el poder de control, el poder por el poder del poder hacer y des hacer.